Crónica Murcia.

Crónica Murcia.

Anticipan la campaña contra la procesionaria 10 días debido al clima y el estado de las larvas

Anticipan la campaña contra la procesionaria 10 días debido al clima y el estado de las larvas

La Comunidad Autónoma de Murcia ha decidido adelantar el inicio de la campaña contra la procesionaria debido a las condiciones climáticas y el estado de las larvas. A partir del martes 30 de enero, se llevarán a cabo los trabajos terrestres para combatir esta plaga en los pinos, con el objetivo de evitar que afecte tanto a los árboles como a los visitantes, ya que esta oruga es altamente urticante y peligrosa para los animales.

La secretaria autonómica de Energía, Sostenibilidad y Acción Climática, María Cruz Ferreira, anunció esta medida y afirmó que la Administración regional es consciente de la preocupación social generada por esta plaga. Debido a las altas temperaturas que se están experimentando en la Región, se ha decidido comenzar las labores de lucha antes de lo previsto, según la Dirección General de Patrimonio Natural y Acción Climática.

Los trabajos se llevarán a cabo en diferentes áreas de Murcia, como Torreagüera, el Parque Regional de El Valle y Carrascoy, el Castillo de Pliego, la sierra de la Muela de Albudeite, Bullas y otras zonas de Moratalla, Calasparra, Blanca, Ricote, Jumilla, Alhama, Lorca, Puerto Lumbreras y Mazarrón. Para esta campaña se destinará un presupuesto aproximado de 100.000 euros.

Se intensificarán las actuaciones de eliminación de bolsones y orugas en las áreas recreativas y zonas muy transitadas que presenten una alta densidad de bolsones y puedan impedir el uso recreativo de los espacios forestales, según los técnicos del Servicio de Defensa del Medio Natural.

En esta etapa larvaria final de la procesionaria del pino, las orugas se resguardan en los bolsones de seda durante el día, esperando el momento adecuado para descender por el tronco y completar su ciclo biológico. Los días soleados desde principios de febrero hasta marzo son cuando se observan más "procesiones" y, por lo tanto, son los más peligrosos para la población, especialmente en días calurosos y ventosos.

Se recomienda precaución a las personas que salgan al monte durante los meses de febrero y marzo, evitando transitar por áreas boscosas con bolsones de procesionaria. También se debe prestar especial atención a los animales domésticos, ya que al comer u olfatear estas orugas pueden sufrir reacciones alérgicas graves e incluso la muerte.

Desde 2007, la Dirección General de Patrimonio Natural y Acción Climática cuenta con un Plan de Lucha integrada contra la procesionaria del pino. Cada año, previa evaluación de los niveles de infestación, se llevan a cabo prácticas selvícolas para favorecer la vitalidad del arbolado, según explicó María Cruz Ferreira.

La procesionaria del pino, Thaumetopoea pytiocampa, es el defoliador más importante de coníferas en el Mediterráneo. El mayor problema provocado por este insecto es la irritación que causan sus orugas en animales y personas, lo que puede afectar el uso de espacios naturales forestales al provocar reacciones alérgicas graves en los usuarios.