Crónica Murcia.

Crónica Murcia.

Científicos de la Región buscan la dosis perfecta para proteger tras un ataque al corazón.

Científicos de la Región buscan la dosis perfecta para proteger tras un ataque al corazón.

Un importantísimo proyecto de investigación en la Región de Murcia ha recibido ayuda del Programa Regional de Transferencia de la Fundación Séneca para poder llevar a cabo la comercialización de un fármaco innovador.

En concreto, un grupo de investigadores se encuentra trabajando arduamente en la determinación de la dosis mínima eficaz de un fármaco destinado a proteger a pacientes que han sufrido un infarto agudo de miocardio. Este proyecto recibe el respaldo de la Fundación Séneca a través de su Programa Regional de Ayudas a la Transferencia del Conocimiento 'Prueba de Concepto' (PdC) 2023, con el objetivo final de lograr la comercialización de un producto derivado de estas investigaciones.

Según ha explicado el consejero de Medio Ambiente, Universidades, Investigación y Mar Menor, Juan María Vázquez, el proyecto está enfocado en el desarrollo del compuesto BC01, que tiene como fin ser un tratamiento efectivo para reducir el daño en el músculo cardíaco causado por un infarto agudo.

Este compuesto, un ácido ribonucleico (ARN) de interferencia pequeño (siRNA), actúa en una de las principales vías inflamatorias que se desencadenan en el corazón tras un infarto agudo, previniendo así daños irreversibles. Se espera que este tratamiento contribuya a controlar y reducir el impacto negativo en el corazón, favoreciendo una mejor recuperación para el paciente.

La investigación se lleva a cabo en colaboración con la empresa Biocardio S.L., una filial de la Universidad de Murcia, y cuenta con el liderazgo de destacados investigadores del ámbito de la cardiología.

La relevancia de este proyecto radica en su potencial impacto en la salud cardiovascular, algo que el consejero Vázquez resalta como un ejemplo de cómo la investigación puede traducirse en beneficios tangibles para los pacientes. La rapidez en la transferencia de conocimiento es uno de los principales objetivos del programa de la Fundación Séneca, que busca acelerar la llegada de soluciones innovadoras al mercado y a la sociedad en general.

Actualmente, el único tratamiento disponible tras un infarto agudo de miocardio es la apertura de la arteria coronaria obstruida en un corto intervalo de tiempo. Sin embargo, este procedimiento presenta limitaciones y en muchos casos los pacientes sufren daños cardíacos permanentes que afectan su calidad de vida y aumentan la mortalidad.

Si se logra llevar el fármaco al mercado con éxito, se estima que podría beneficiar a alrededor de 80.000 personas al año en Europa y Estados Unidos. Asimismo, el uso de terapias basadas en ARN está transformando la forma en que se tratan diversas enfermedades, ofreciendo resultados prometedores como en el caso de la vacuna contra la COVID-19.