Crónica Murcia.

Crónica Murcia.

Comunidades piden reglas justas para el trasvase Tajo-Segura

Comunidades piden reglas justas para el trasvase Tajo-Segura

La Comunidad de Madrid se ha unido a las alegaciones presentadas por los gobiernos de Murcia, Valencia y Andalucía para revisar las reglas de explotación del trasvase Tajo-Segura, con el objetivo de garantizar normas "objetivas, científicas y técnicas" y evitar la politización.

Los presidentes de Murcia y Valencia, Fernando López Miras y Carlos Mazón, respectivamente, compartieron esta información durante la celebración del 45 aniversario del trasvase Tajo-Segura en el Casino de Murcia, bajo el lema 'Trasvase Tajo-Segura. Agua que nos une'.

El presidente del Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura (Scrats), Lucas Jiménez, la presidenta de la Asamblea Regional de Murcia, Visitación Martínez, y varios representantes políticos y de la sociedad civil estuvieron presentes en el evento.

López Miras destacó la importancia de la solidaridad y la infraestructura del trasvase, calificándolo como una "historia de éxito" que ha cohesionado territorialmente al país en los últimos 45 años.

Según López Miras, los trasvases han demostrado que en España hay suficiente agua para todos, aunque criticó la falta de consenso nacional sobre el agua y señaló la importancia de que los criterios científicos y técnicos primen sobre la ideología y la política en la gestión de los trasvases.

La participación de la Comunidad de Madrid en las alegaciones fue destacada por López Miras, quien agradeció la visión de la Comunidad al priorizar el consenso y los criterios técnicos en la distribución del agua.

Mazón resaltó la coordinación de cuatro comunidades autónomas en las alegaciones y criticó la falta de rigor en las reglas de explotación, culminando en recortes injustificados. También expresó preocupación por la gestión del agua en el Gobierno central.

Jiménez manifestó su inquietud por los cambios en las reglas de explotación del trasvase, y señaló la urgencia en la modificación de estas reglas, resaltando la incertidumbre en la cuenca del Segura y la importancia de mantener restricciones para evitar una crisis hídrica en el verano.

En definitiva, la unión de estas comunidades en las alegaciones busca asegurar una gestión objetiva, científica y técnica de los trasvases, enfatizando la importancia de dejar de lado la politización y centrarse en garantizar un recurso vital para millones de españoles.