Crónica Murcia.

Crónica Murcia.

El arreglo de la Calle de las Palmeras beneficiará a 30.000 vecinos de siete pedanías.

El arreglo de la Calle de las Palmeras beneficiará a 30.000 vecinos de siete pedanías.

Se renovará el firme y asfaltado de la vía, de más de cuatro kilómetros, y se dotará de señalización vertical y horizontal.

MURCIA, 25 Jul.

Más de 30.000 vecinos de las pedanías de El Esparragal, Monteagudo, Cobatillas, Cabezo de Torres, El Raal, Santa Cruz y Alquerías se verán beneficiados por las obras de mejora del camino rural Calle de las Palmeras, una vía rural de 4 kilómetros que va a ser acondicionada gracias a la colaboración del Ayuntamiento de Murcia y el Gobierno regional.

El alcalde de Murcia, José Ballesta; el consejero en funciones de Agua, Agricultura, Ganadería y Pesca Antonio Luengo; la vicealcaldesa y concejal de Fomento y Patrimonio, Rebeca Pérez; el concejal de Pedanías y Vertebración Territorial, Marco Antonio Fernández; el presidente de la Junta Municipal de El Esparragal, Ángel Pérez y vecinos de esta pedanía han visitado este martes el camino ante el inminente comienzo de los trabajos, que cuentan con una inversión de casi 500.000 euros.

La iniciativa, muy demandada por los habitantes de estas pedanías de la zona este del municipio de Murcia, parte de una petición realizada en el año 2018 por el equipo de José Ballesta a la Consejería que ahora se desbloquea. El plazo de ejecución será de tres meses, según informaron fuentes municipales en un comunicado.

La Comunidad invertirá 460.721 euros en el acondicionamiento y asfaltado del camino rural Las Palmeras, en el municipio de Murcia, en el que se llevarán a cabo obras con la finalidad de mejorar su accesibilidad y seguridad. La vía, con más de cuatro kilómetros de longitud, es un camino que entronca con la RM-303 y la RM F8, según informaron fuentes del Gobierno regional en un comunicado.

Luengo ha asegurado este martes que "con estas obras mejoramos la calidad de vida de los vecinos y de los trabajadores que acceden a diario a las numerosas viviendas y explotaciones agrícolas del entorno, así como su seguridad, pues, además de la renovación del firme y ensanchado de algunos tramos, se instalará señalización horizontal y vertical".

El camino dispone actualmente de un firme que presenta deficiencias e irregularidades, con un ancho variable medio de 5,5 metros, y muestra en los primeros metros zonas más deterioradas.

El proyecto, que está en fase de licitación y tiene un plazo de ejecución de tres meses, se llevará a cabo en dos tramos y una parte final en la que se realizará una pequeña ampliación de la calzada en la margen derecha.

Las actuaciones comenzarán con el escarificado del firme y el fresado con adecuación de los entronques en cruces y, además, se instalarán 34 escurridores para drenaje de las tierras. A lo largo del camino hay varias tapas de pozos de registro, por lo que se realizará el recrecido de estos hasta enrasar con el nuevo pavimento con mortero elastómero de alta carga.

Para mejorar la seguridad se instalarán 28 limitadores de velocidad consistentes en bandas sonoras de preaviso, a base de tacos en blanco y a lo largo del Azarbe del Merancho. También se colocarán balizas reflectantes cada 20 metros, de color verde, hasta un total de 220, incluidos ojos de gato entre balizas.

Luengo ha destacado "el compromiso del Gobierno regional con la mejora y acondicionamiento de la red de caminos rurales de los 45 ayuntamientos de la Región, para lo que ha destinado en el presupuesto de 2023 un total de 7.150.000 de euros, un 70 por ciento más respecto al ejercicio anterior". En los últimos cuatro años, la inversión total ha ascendido a más de 22,5 millones de euros y se han reparado 366 kilómetros de caminos.

Estas actuaciones se enmarcan en el Programa de desarrollo rural de la Región de Murcia, financiado en un 63 por ciento con fondos Feder de la Unión Europea, en un 11,10 por ciento por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y en un 25,90 por ciento por la Consejería.

La actuación consiste en la mejora del firme del camino rural, que actualmente se encuentra muy deteriorado por el abundante tránsito de vehículos, así como la instalación de señales de seguridad vial, de las que carece actualmente. También se mejorará el acceso a las explotaciones colindantes y se instalarán tanto elementos de protección como barreras de contención.

De esta manera, el Consistorio da respuesta a una demanda histórica de los vecinos de esta zona del término municipal y refuerza su apuesta por la vertebración territorial, mejorando la comunicación entre estas pedanías y garantizando la seguridad vial tanto rodada como peatonal.

Las obras previstas no implicarán la construcción de nuevos trazados e incluyen, asimismo, actuaciones de escarificado de firme y fresado, con adecuación de entroques con otras vías, así como la limpieza y desbroce de los márgenes y del talud del Azarbe del Merancho.

En total, se ejecutarán 34 escurridores para drenaje de las tierras. Se trata de tubos de hormigón de 500 milímetros con arqueta de entronque. Además, a lo largo del camino rural se presentan varias tapas de pozos de registro, por lo que se considera el recrecido de los mismos hasta enrasar con el nuevo pamiento, utilizando un mortero elastómero de alta carga.

Esta iniciativa contempla la instalación de 28 limitadores de velocidad, consistentes en bandas sonoras de preaviso, así como la implantación de 220 balizas reflectantes tipo H-75, de color verde, a lo largo de toda la traza colindante con el Azarbe del Merancho, evitando así la colocación de biondas que impiden el correcto mantenimiento del azarbe.

Asimismo, se instalarán en el camino señales de tráfico verticales: 15 señales de STOP -R2 (detención obligatoria); 15 señales de Velocidad máxima 40 km/h; 15 señales de peso máximo; y 16 señales de badén en cruces.

Estas señales serán de 60 centímetros, para las de obligación o prohibición, y de 90 centímetros, para las de peligro. Concretamente, las señales de 'STOP' en el acceso a la carretera y en los cruces serán de 90 centímetros; en los dos cruces de poca iluminación se instalarán 2 señales de STOP con luces LED.

Por otro lado, se instalará señalización horizontal como el pintado de la marca vial reflexiva / discontinua de color blanco en todo el camino, así como inscripciones de STOP y sus líneas de detención en la confluencia del camino con las carreteras RM-F8 y RM-303, y en cruces, flechas de dirección, cebreado de isleta y bandas sonoras. También se repondrán las biondas metálicas en los cruces.

Estos trabajos coinciden con el plan 'Murcia Recupera' que el Ayuntamiento de Murcia está desarrollando en distintos del término municipal, que persigue asimismo fomentar la vertebración territorial y la cohesión social.

En concreto, este plan de choque ha llegado hasta la fecha a 18 barrios y 24 pedanías.