• miércoles 8 de febrero del 2023
728 x 90

El Ayuntamiento de Murcia destina mucho más de 130.000 euros a actuaciones de conservación de la Muralla de Verónicas

img

MURCIA, 11 Ene.

El Ayuntamiento de Murcia, a través del Área de Patrimonio de la Concejalía de Cultura, ha designado 130.938 euros a una actuación apuntada a proteger y dar a conocer el valor histórico y cultural de la Muralla de Verónicas, declarada Bien de Interés Cultural (BIC).

La duración de los trabajos, que arrancan este miércoles, va a ser de 4 meses, conforme han informado fuentes municipales en un aviso.

El concejal del ramo, Pedro García Rex, ha señalado que con esta inversión "contribuimos y promocionamos el avance de Murcia actuando para proteger entre los elementos patrimoniales mucho más esenciales de la región, ofertando de este modo en las mejores condiciones un espacio visitable de enorme atrayente turístico".

El emprendimiento comprende la actuación sobre la muralla, las torres y los 2 tramos de antemuralla, construyendo una iniciativa de intervención de conservación en los restos arqueológicos localizados al aire libre y alcanzables desde la calle Arco de Verónicas, con la meta primordial de eludir su humillación y mitigar el deterioro.

En el marco de esta intervención se ofrece una secuencia de actuaciones, como limpieza de las construcciones, supresión de vegetación invasiva y de agentes microbiológicos, ajuste del diagnóstico, consolidación de las construcciones, consolidación y protección del tramo de antemuralla primera, intervención en las saeteras de la antemuralla segunda, acondicionamiento de la cubierta de la torre oeste, intervención en la coronación de la muralla, supervisión arqueológica y documentación fotográfica y memoria final.

Asimismo, se instalará una exclusiva bomba de achique de agua para arreglar los inconvenientes de acumulación en periodos de lluvia.

Los restos arqueológicos de la muralla forman parte al tramo meridional del sistema defensivo medieval de Murcia, construido a lo largo de los siglos XI-XII y localizado en oposición al río Segura, con lo que asimismo sirvió para resguardar la localidad de sus periódicas crecidas.

Este sistema de defensa, cuyos orígenes se remontan al siglo IX, tiene una longitud de unos tres km y se encontraba compuesto principalmente por la muralla reforzada por varios torreones, que se adelantaban en relación a la línea seguida por el cuadro de la muralla; el adarve o sendero de ronda que coronaba el cuadro de la muralla, la competición (espacio entre la muralla y la antemuralla por donde se podía deambular), la antemuralla o revellín (muro comunmente almenado de menor altura y espesor que la muralla que tenía distintas saeteras y actuaba como primera línea protectora), enfrente de ésta un foso (empleado asimismo como alcantarilla en donde se recogían los desagües urbanos) y distintas puertas (de Orihuela, del Zoco, del Puente, de Vidrieros, del Toro, del Mercado, de Santa Eulalia y del Sol, por ejemplo).

Ginés de Rocamora y Torrano, regidor de Murcia en el siglo XVI, describió que tenía 35 codos de altura y quince de ancho, que tenía noventa y cinco torres.

Más información

El Ayuntamiento de Murcia destina mucho más de 130.000 euros a actuaciones de conservación de la Muralla de Verónicas