• martes 06 de diciembre del 2022
728 x 90

El capataz acusado de haber agredido sexualmente a seis trabajadoras en una finca niega los hechos

img

Reconoce haber mantenido relaciones con entre las víctimas, pero afirma que tuvieron sitio en Torre Pacheco y no en la finca

MURCIA, 26 Sep.

El capataz acusado de haber agredido sexualmente, cuando menos, a seis trabajadoras de la finca que explotaba amenazándolas con asistir a la Guardia Civil o despedirlas ha negado los hechos a lo largo de la primera sesión del juicio que tuvo rincón este lunes en la Sección número 3 de la Audiencia Provincial.

Cabe rememorar que la Fiscalía ha pedido una lástima que suma 95 años de prisión para este sujeto, acusado de explotar y atentar contra la independencia sexual de trabajadoras que estaban en situación irregular a las que elegía antes, imponiéndoles condiciones laborales y un trato vejatorio utilizando su situación de particular puerta de inseguridad.

El acusado, que ha comparecido con el apoyo de una intérprete, ha negado haber agredido a ninguna de las víctimas. No obstante, sí ha reconocido haber mantenido relaciones con una de ellas, pero ha asegurado que tuvieron sitio en el concejo de Torre Pacheco y no en la finca.

A cuestiones de la Fiscal, ha recordado que llegó a España en 1989, está casado y tiene siete hijos. Un amigo le dejó un trozo de su finca hace 4 o cinco años en el que se dispuso a criar gallinas y conejos y a cultivar plantaciones.

Ha recordado que comenzó a llevar a mujeres a trabajar en el campo en el momento en que reventó la pandemia de Covid, pero ha asegurado que no las llevaba a su finca, sino más bien a las de otros labradores. De hecho, ha puntualizado que llegó a trabajar para cinco jefes diferentes.

Al ser preguntado por si acaso elegía a las trabajadoras, ha asegurado que él "no elegía nada". "Mi amigo solo me afirmaba que me pasara a lo largo del día por el hecho de que había 4 mujeres que estaban aguardando a que se las llevara", ha añadido. Cada fin de semana, el dueño iba a la finca, pagaba a las usadas "4 euros en el momento" tras una jornada laboral que se extendía de 8.00 a 16.00 y, más tarde, le abonaba a él la gasolina, según su testimonio.

En este sentido, ha asegurado que solo llevó un par de veces a mujeres a trabajar a su finca. En una de esas oportunidades las llevó para eliminar yerbas y fue, exactamente, exactamente el mismo día en el que fue detenido. "Ese día quedé con 2 mujeres, una mencionó que se encontraba mala y otra insistió en venir conmigo para trabajar, y ahí es donde me hicieron la trampa de llamar a la Policía", aseguró.

Ha asegurado que ese día dejó sola a la mujer en la finca, tras mencionarle que le iba a abonar 25 euros. Mientras tanto, él fue a agarrar aceituna. No obstante, ha negado taxativamente haber mantenido relaciones íntimas con esa mujer ese día o en algún otro instante.

La Fiscal le ha preguntado por qué razón ha dicho entonces que sí había mantenido relaciones íntimas con ella en el momento en que atestiguó en el Juzgado de Instrucción, a eso que el acusado ha señalado que "se confundió" en la declaración. Ha asegurado que jamás mantuvo relaciones íntimas con ella y que tampoco la conminó a fin de que no fuese a la Guardia Civil a denunciar. "Puedes observar a mi mujer, que está muy, muy guapa; si la comparas con las chicas, no tiene relación", llegó a asegurar.

Sí que ha reconocido haber mantenido relaciones íntimas con otra de las víctimas, pero no en la finca sino más bien en el concejo de Torre Pacheco, en un campo donde juegan al fútbol. En cambio, ha señalado que no recuerda actualmente exacto en el que sucedió, pero sí que sucedió "2 o tres semanas antes" de que le capturara la Policía.

En cualquier situación, ha negado haberla agredido sexualmente hasta tres ocasiones en la habitación de la finca donde se encontraba el colchón. "Si fuera en el cuarto, lo afirmaría", según el acusado.

Al ser preguntado por una tercera víctima, el acusado la ha culpado de "ser la causante" de todo pues "la despidió su jefe y decidió vengarse" de él. Ha reconocido que llevó a la víctima con otras 4 mujeres a la finca, pero jamás sostuvo relaciones íntimas con ella.

También ha negado haber agredido sexualmente a una cuarta víctima para, acto seguido, asegurar que "es una mujer mayor". "De qué forma va llevar a cabo eso", ha exclamado.

La Fiscal ha pedido que las afirmaciones se hagan a puerta clausurada para la protección de la privacidad y el respeto a las víctimas por la índole de los delitos. Además, ha pedido que se evite la confrontación visual con el acusado y que las víctimas logren estar acompañadas en su testimonio por un individuo de su seguridad.

A este respecto, ha mencionado, por servirnos de un ejemplo, que en el trámite obra un vídeo en YouTube del ambiente familiar del procesado en el que se conminaba con sacar datos personales de las víctimas una vez acabado el juicio. Todo ello, unido a que la familia del investigado se ha manifestado a lo largo del desarrollo enfrente del edificio de la Audiencia Provincial.

Todos los abogados de las víctimas se han adherido a esta solicitud. En cambio, el letrado de la defensa sí se mostró de conformidad con que declaren con alguien de su seguridad y se evite la confrontación visual con su cliente, pero ha rechazado la oportunidad de que las afirmaciones se hagan a puerta clausurada.

En este sentido, el magistrado presidente ha recibido reducir la propaganda del acto de forma exclusiva para las afirmaciones de las víctimas, que testificarán tras un biombo y acompañadas por un individuo de su seguridad que no va a deber intervenir.

Más información

El capataz acusado de haber agredido sexualmente a seis trabajadoras en una finca niega los hechos

Noticias de hoy más vistas