• viernes 3 de febrero del 2023
728 x 90

El IEO concluye que la construcción del puerto de El Gorguel implicaría la "humillación ambiental" del ecosistema marino

img

Para el estudio se realizaron distintas campañas oceanográficas y muestreos con buceo entre cabo Tiñoso y cabo de Palos

CARTAGENA (MURCIA), 22 Jul.

El Instituto Español de Oceanografía (IEO), ligado del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha anunciado una investigación que concluye que la construcción de un puerto en El Gorguel "implicaría la humillación ambiental del ecosistema marino de esta región ribereña" y "paralizaría su desarrollo de restauración tras el cese de los vertidos de restos mineros".

Además, el estudio expone que la construcción de tal puerto "podría sospechar una amenaza del estado de conservación del ecosistema marino costero de la región de Calblanque, entre las zonas marinas hasta la actualidad mejor preservadas y con mayor biodiversidad del litoral murciano", según detallaron fuentes del IEO en un aviso.

Y es que se han estudiado las concentraciones de una gran pluralidad de metales en el sedimento que tienen la posibilidad de tener su origen en ocupaciones urbanas, industriales y trafico marítimo, y la actividad minera histórica en la Sierra de la Unión y Bahía de Portmán.

En los fondos de El Gorguel y frente Escombreras, los sedimentos enseñaron concentraciones "especialmente altas" de metales pesados probablemente tóxicos para los organismos marinos, como arsénico, plomo y zinc. "Estas concentraciones están sobre los valores tolerados en las directivas para dragado y redistribución de sedimentos marinos", según el estudio.

Por tanto, los científicos señalan que la construcción del puerto de El Gorguel "podría sospechar la removilización de una parte de estos metales traza y beneficiar tanto su acumulación en los organismos marinos como su redistribución a otras zonas litorales por las corrientes marinas".

La ampliación de la dársena de Escombreras supondría, según el estudio, una menor afección sobre las comunidades biológicas de las ubicaciones repentinas, puesto que están sensiblemente perturbadas.

Sin embargo, basado en las patentizas observadas por los científicos, la ampliación de la dársena de Escombreras va a deber tomar en consideración la viable dispersión de contaminantes hacia las praderas de Posidonia oceanica y otras comunidades biológicas del ambiente de las áreas marinas protegidas de la isla de las Palomas y cabo Tiñoso.

Del mismo modo, así como respalda la evidencia a nivel científico, el incremento del tráfico marítimo en la región, siendo éste un vector global de introducción y dispersión de especies invasoras, supondría un aumento del potencial peligro de esta amenaza biológica sobre los ecosistemas marinos.

Por ello, los científicos identifican en su informe la necesidad de estudios mucho más explicados para valorar el viable encontronazo de la ampliación de la dársena, de manera especial de cara a realizar coincidente esta actuación con la declaración de la reserva marina de cabo Tiñoso.

El Instituto Español de Oceanografía ha finalizado estos estudios y también indagaciones científicas encargados por la Autoridad Portuaria de Cartagena y que servirán a ésta para la realización de la evaluación ambiental del plan directivo de infraestructuras de la dársena de Cartagena y Escombreras.

Los estudios para valorar el estado de conservación de los ecosistemas marinos del litoral cartagenero y los efectos que tendrían sobre ellos la construcción de un nuevo puerto en El Gorguel y la ampliación de la dársena de contenedores de Escombreras, fueron completados merced a la información lograda entre 2019 y 2021.

Para ello se realizaron múltiples campañas oceanográficas dentro del buque oceanográfico Ángeles Alvariño y múltiples inmersiones con buceo autónomo y automóviles submarinos efectuadas por un aparato científico multidisciplinar.

Se han recabado datos de varios y distintos puntos escenciales para saber el estado de conservación del ecosistema marino: como la hidrografía, la geología del fondo marino, la distribución y estado de los hábitats bentónicos, los elementos pesqueros y su exposición a la polución.

Por un lado, el conjunto de Geociencias Marinas del IEO hizo un detallado estudio de la naturaleza morfo-sedimentaria y geomorfológica de toda la interfaz continental entre cabo Tiñoso y cabo de Palos, cuyo borde puede lograr los 130 metros de hondura.

Para ello se han usado métodos de prospección geofísica (ecosonda multihaz y concretes paramétricos del subsuelo marino) y se tomaron muestras de sedimentos superficiales, con objeto de caracterizar los diversos tipos de sustrato según su naturaleza geológica (sedimentaria, rocosa, etcétera.) y biológica (praderas marinas, lechos de rodolitos o maërl).

Además, se han reconocido modificaciones del fondo marino similares con la actividad humana histórica y de hoy, como los depósitos de estériles mineros en la bahía de Portmán y Gorguel.

En la región de El Gorguel se han visto praderas de Posidonia oceanica y comunidades litorales del alga parda Cystoseira amentacea en buen estado de conservación lo que, según los científicos, prueba no solo el buen estado ecológico de la región, sino más bien asimismo claros síntomas de restauración del ecosistema marino de estos fondos, que hace unas escasas décadas fueron totalmente cubiertos por los restos mineros vertidos desde Portmán.

En la región de Escombreras y Cartagena las comunidades biológicas marinas de sus fondos están sensiblemente perturbadas y pese a los superiores escenarios de presión antropogénica en frente de la dársena, los indicadores analizados proponen que los fondos entre 30 y 50 metros sostienen un óptimo valor ecológico. Sin embargo, se prueba el estado deplorable de las comunidades de macroalgas litorales en la franja ribereña introduciendo la sepa total de la pradera de Posidonia oceanica.

El Instituto Español de Oceanografía (IEO, CSIC), es un Centro Nacional del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ligado del Ministerio de Ciencia y también Innovación, destinado a la investigación en ciencias del mar, en especial en lo relacionado con el saber científico de los océanos, la sostenibilidad de los elementos pesqueros y el medio ambiente marino.

El IEO representa a España en la mayor parte de los foros de discusión científicos y tecnológicos de todo el mundo relacionados con el mar y sus elementos. Cuenta con nueve centros oceanográficos ribereños, cinco plantas de experimentación de cultivos marinos, 12 estaciones mareográficas, una estación receptora de imágenes de satélites y una flota compuesta por 4 buques oceanográficos, entre aquéllos que resalta el Ramón Margalef y el Ángeles Alvariño.

Más información

El IEO concluye que la construcción del puerto de El Gorguel implicaría la "humillación ambiental" del ecosistema marino