• viernes 3 de febrero del 2023
728 x 90

El mes de nacimiento puede influir en la altura, según un análisis de la UMU

img

MURCIA, 8 Sep.

Un estudio comandado por el estudioso de la Universidad de Murcia (UMU) José Miguel Martínez Carrión establece que el mes de nacimiento puede influir en la altura, conforme han informado fuentes de la institución enseñante en un aviso.

Esta investigación, cuyos desenlaces fueron publicados en la gaceta 'Economics and Human Biology', exhibe que el desenlace del verano y el otoño fueron épocas mucho más convenientes para la estatura de los nacidos en exactamente las mismas y los meses de invierno los menos propicios. Los descubrimientos se fundamentan en ciudades de la España rural precedentes a la modernización.

En este sentido, países de bajo ingreso y desarrollandose podrían ser los mucho más damnificados por su dependencia del tiempo para la obtención de elementos y alimentos que afectan a la optimización del estado sobre nutrición y la salud.

En las ciudades del pasado, anteriores al avance económico y la industrialización de los años 1960-1970, el desenlace del verano y el otoño eran la época de mayores desempeños agrícolas, con disponibilidad de elementos económicos para la provisión de proteínas animales. Ejemplo de esto eran las matanzas de cerdos, que se generaban en general en otoño.

Los datos proponen que estas ciudades rurales se favorecieron de la disponibilidad de frutas, verduras frescas y micronutrientes tan precisos como las proteínas animales y escenciales para el desarrollo infantil.

"Las mamás que brindaron a luz en el final del verano y el otoño tuvieron ingreso a abundante comida y frutas y verduras frescas a lo largo del último trimestre del embarazo, el periodo de mayor desarrollo del feto. Además, estuvieron mucho más expuestas a la luz del sol y, por consiguiente, se favorecieron de la exposición a la vitamina D", explicó Martínez Carrión.

Tal y como apuntan los estudiosos, hay una extensa literatura sobre los efectos positivos de esta vitamina y de la radiación del sol ultravioleta a lo largo del embarazo y el desarrollo posnatal.

Los desenlaces de la investigación de la UMU son firmes con otros estudios completados, primordialmente en China y países desarrollandose, que proponen que los pequeños que nacieron en los meses de verano y otoño tenían menos posibilidades de enseñar retardo en el desarrollo que los pequeños que nacieron en el invierno.

Estudios anteriores del conjunto de Historia Económica de la UMU habían señalado las relaciones entre el tiempo y la talla a lo largo de los procesos de avance económico y también industrialización. La novedosa investigación, con datos del reclutamiento militar de una población agraria de la España interior para el siglo XX, expone el encontronazo que los ciclos climáticos por mes y estacionales tienen la posibilidad de tener en el confort físico y la salud de las ciudades.

Esta investigación halla, sin embargo, restricciones, al estar fundamentada en ciudades de reclutas masculinos de una población de la España interior.

Por ello, "se necesita mucho más investigación, con datos de hombres y mujeres y mucho más estudios de campo, con ciudades mucho más distintas y de distintas áreas climáticas, que dejen respaldar estas conclusiones y seguir en las complicadas relaciones del tiempo y la altura humana, dada la relevancia que consigue el cambio climático en los últimos tiempos", ha señalado el especialista.

Realizada en el emprendimiento 'Manides', la investigación pertenece a la proposición doctoral de Begoña Candela y han cooperado, además de esto, Salvador Ramallo, becario Fulbright Investigación Predoctoral en la New York University, los dos del programa de doctorado interuniversitario de Economía (DEcIDE) de la Escuela Internacional de Estudios de Doctorado, y José Cañabate, instructor del IES Isaac Peral.

Más información

El mes de nacimiento puede influir en la altura, según un análisis de la UMU