• jueves 08 de diciembre del 2022
728 x 90

La Guardia Civil desmantela un conjunto criminal destinado a estafas mediante clínicas bucales

img

La Benemérita ha contabilizado 46 víctimas y unos provecho ilegales de cien.000 euros

MURCIA, diez Oct.

La Guardia Civil ha detenido a un hombre de 33 años y también investigado a otras 2 personas como presuntas autoras de múltiples estafas operadas desde múltiples clínicas bucales de San Pedro del Pinatar, Murcia y Pilar de la Horadada (Alicante).

Hasta el instante, la Benemérita ha contabilizado 46 víctimas, con unos provecho ilícitamente logrados que rondarían los cien.000 euros, conforme han informado fuentes del Instituto Armado en un aviso.

La investigación, llamada 'Férula', se inició en el momento en que un vecino de San Pedro del Pinatar denunció frente a la Guardia Civil ser víctima de una estafa y de mala práctica en un clínica dental situada en el ayuntamiento pinaterense.

Según el damnificado, había pedido mediante nuestra clínica un préstamo para llevar a cabo en frente de un régimen dental y, poco después, se percató que desde exactamente el mismo gabinete se había pedido a su nombre una doble financiación de la que no era conocedor.

Después de hacer llegar esta anomalía, los gerentes del lugar le arguyeron que tenía que ver con un fallo bancario que procurarían arreglar. Mientras tanto, el denunciante continuó realizando en frente de los dos préstamos, pedidos para un mismo régimen buco-dental.

Los guardas civiles identificaron a los sospechosos, que regentaban la clínica dental de San Pedro del Pinatar, y averiguaron que existían otras clínicas, estables en los ayuntamientos de Murcia y Pilar de la Horadada (Alicante), operadas por exactamente las mismas personas, donde, aparentemente, asimismo se habían producido hechos afines.

Las pesquisas practicadas por la Benemérita dejaron destapar un alto número de damnificados que, hasta el día de hoy, sube a 46, entre aquéllos que está el heredero de un individuo fallecida, bajo cuya identidad pidieron un crédito tras su deceso. La entidad financiera demandó al hijo de la persona que en teoría había contratado el préstamo, el abono de la deuda.

Según se desprende de la investigación, los sospechosos desarrollaban sus estafas a través de 2 'modus operandi'. Una de sus argucias era pedir un primer crédito por el importe del presupuesto de los tratamientos bucales, para después, acrecentar este primer presupuesto y, realizando opinar a los pacientes que precisaban agrandar la línea de crédito, pedir un nuevo préstamo a su nombre.

Por otra sección, mediante un tercero --en este momento detenido--, lograron datos privados de otra gente, que jamás habían sido pacientes de las clínicas, y con sus identidades pidieron créditos al consumo, aparte de emplear fraudulentamente sus datos personales para contratar líneas de teléfono o, aun, abrir cuentas corrientes.

Recientemente, en una segunda etapa de la investigación, la interfaz de damnificados de I-dental y Dentix se sumó a la causa, al advertir cerca de 40 estafas entre sus integrantes.

Al parecer, el primordial cabecilla de esta trama asistió a entre las asambleas de la citada interfaz ciudadana, con origen en el concejo de Las Torres de Cotillas, asegurando tratamientos bucales con descuentos del 50%, presentándose a sí mismo como "el Robin Hood de los perjudicados", con lo que la mayor parte contrató los servicios de su clínica, lo que ha supuesto una doble victimización de los damnificados.

De igual modo, el Colegio de Dentistas de la Región de Murcia se ha sumado a la causa, en tanto que múltiples de los damnificados denunciaron mala práctica, tanto en la utilización de material sanitario, de calidad inferior a la contratada, como por las consecuencias que varios de los pacientes padecieron.

Algunos de ellos debieron asistir imperdonablemente a otras clínicas e inclusive a servicios sanitarios de emergencias, para ser atendidos por fuertes dolores que, en ciertos casos, les impedía la masticación de alimentos.

Los integrantes del conjunto criminal llegaron a pedir a sus pacientes que en lugar de pagarles a ellos, hiciesen los capital en la Agencia Tributaria al haber generado con la Entidad Pública una supuesta deuda valorada en mucho más de cien.000 euros.

La operación 'Férula' ha acabado últimamente con la detención de un hombre, de 33 años y nacionalidad rumana, tal como la instrucción de diligencias como investigadas a otras 2 -un hombre y una mujer de nacionalidad de españa- todas y cada una ellas como presuntas autoras de los delitos de estafa, falsedad reportaje, usurpación de estado civil y de pertenencia a organización criminal.

La persona detenida y ámbas investigadas, al lado de las diligencias instruidas fueron puestas predisposición del juzgado de Instrucción número 1 de San Javier (Murcia).

Más información

La Guardia Civil desmantela un conjunto criminal destinado a estafas mediante clínicas bucales