• miércoles 8 de febrero del 2023
728 x 90

La seguridad empresarial en la Región sube un 4,4% para el último trimestre de 2022

img

MURCIA, 12 Jul.

La seguridad empresarial en la Región de Murcia subió un 4,4% para en el último trimestre de 2022, un desarrollo inferior al de la media nacional, del 7,5%, según el Indicador de Confianza Empresarial Armonizado (ICEA), cuya publicación corresponde al Instituto Nacional de Estadística (INE).

El incremento es popularizado en todas y cada una de las autonomías y el desarrollo de la Región es el segundo mucho más bajo, solo superior al de Asturias (4,2%).

En la Región de Murcia, el cómputo de esperanzas (diferencia entre las críticas de los hombres de negocios optimistas y los fatalistas) se ubica en -18,8 puntos, el saldo mucho más negativo por comunidades.

Esto es porque el porcentaje de establecimientos empresariales que suponen que la marcha de su negocio va a ser conveniente entre julio y septiembre del actual año se ha ubicado en el 14%, al tiempo que el porcentaje de hombres de negocios que consideran que su negocio va a marchar de forma habitual es del 53,2%, y los hombres de negocios que se detallan fatalistas sobre la evolución de su negocio son un 32,8%.

Por su parte, el cómputo de situación (diferencia entre respuestas convenientes y perjudiciales con en comparación con período de tres meses finalizado) es asimismo negativo en la Región, con -2,7 puntos.

El 21,5% de los establecimientos empresariales de la Región suponen que su negocio evolucionó de forma conveniente en los tres últimos meses, un 54,3% señalan al cuidado de la situación y un 24,2% consideran que se comportó de forma negativa.

En el ámbito estatal, el Indicador de Confianza Empresarial Armonizado (ICEA) subió un 7,5% en el último trimestre del año con relación al período de tres meses previo, su mayor alza desde el último trimestre de 2021, en el momento en que se disparó un 12,3%.

El avance de la seguridad empresarial registrado en el último trimestre del año, que contrasta con los descensos de los 2 trimestres precedentes, hay que a la optimización tanto del indicio de esperanzas como del indicio de situación de hoy, en un contexto marcado por la guerra en Ucrania, una elevada tasa de inflación y los altos costes de las materias primas.

En preciso, el cómputo de esperanzas (diferencia entre las críticas de los hombres de negocios optimistas y los fatalistas) se situó en -4,2 puntos, en oposición al descenso de 16,1 puntos registrado en el período de tres meses previo. Se trata del mejor apunte de este indicio desde finales de 2021.

Esto es porque el porcentaje de establecimientos empresariales que suponen que la marcha de su negocio va a ser conveniente entre julio y septiembre del actual año se ha ubicado en el 19,6%, cifra mayor a la del período de tres meses previo (14,5%), mientras que los hombres de negocios que se detallan fatalistas sobre la evolución de su negocio se han achicado desde el 30,6% del período de tres meses previo al 23,8%.

Al mismo tiempo, el porcentaje de hombres de negocios que consideran que su negocio va a marchar de forma habitual ha incrementado hasta el 56,6%, en oposición al 54,9% del período de tres meses previo.

Por su parte, el cómputo de situación (diferencia entre respuestas convenientes y perjudiciales con en comparación con período de tres meses finalizado) ha mejorado mucho más de 15 puntos con en comparación con período de tres meses previo, pasando de -14,4 puntos en el segundo período de tres meses a 1,3 puntos en el tercero.

Esta visión mucho más efectiva sobre la situación de hoy es resultado del incremento de establecimientos empresariales que suponen que su negocio evolucionó de forma conveniente en los tres últimos meses y del descenso de los que consideran que se comportó de forma negativa.

Más información

La seguridad empresarial en la Región sube un 4,4% para el último trimestre de 2022