• sábado 10 de diciembre del 2022
728 x 90

La sicóloga Cristina Lázaro recomienda efectuar actos simbólicos para sobrellevar el desafío con ocasión de Todos los Santos

img

Admite que se tienen la posibilidad de reactivar las lesiones del desafío, pero asimismo conectar con conmuevas positivas al comunicar con otra gente

MURCIA, 31 Oct.

La experto en Duelo del Colegio Oficial de Psicología (COP-RM), Cristina Lázaro, ha reconocido que, en días como el de Todos los Santos, se revive el fallecimiento de los conocidos cercanos. Para hacerle frente, ha señalado que todos y cada uno de los actos simbólicos dan un "sentido a la pérdida" como, por servirnos de un ejemplo, plantar un árbol o hacerse donante de sangre, medula o de órganos".

Además, ha sugerido "retomar, al ritmo del débil, ocupaciones diarias que le hagan tomar conciencia del aquí y el en este momento".

En afirmaciones a Europa Press y siendo preguntada por tácticas para enfrentar la sensación de pérdida en estas datas, Lázaro ha considerado exacto matizar que "cada individuo encara el desafío en función de sus peculiaridades personales, sus elementos para enfrentar las pérdidas, su crónica de vida y el género de relación con la persona fallecida".

"En los días anteriores cada día de Todos los Santos empieza a conectarse nuevamente con los sentimientos y conmuevas que le han relacionado a la persona fallecida y a la pérdida en sí; estos rituales tan propios en estas datas asisten a expresarlos, a hacerlos manifiestos y de esa forma realizar mucho más llevadero el mal", ha señalado esta sicóloga.

Para hacerle frente y también integrar la pérdida de una forma mucho más saludable, ha sugerido "posibilitarse expresar los sentimientos, charlar de la persona que no está, catalogar fotografías que cuenten la narración de la persona fallecida o redactar los sentimientos con apariencia de carta", entre otras muchas cosas.

Al ser preguntada por población singularmente vulnerable, como los jubilados, Lázaro ha manifestado que la soledad es una "malévola compañera de viaje en el momento en que se recuerdan hechos tristes como es la pérdida de un individuo cercano", y ha señalado que la gente mayores perdieron a bastante gente durante su historia.

"Todas esas pérdidas deja una huella imborrable, pero posiblemente se haya aprendido a vivir con ellas", según esta sicóloga. Sin embargo, ha aceptado que, en días tan señalados como el 1 de noviembre, "se hace mucho más visible".

A este respecto, ha manifestado que los rituales cerca de la persona fallecida "asisten a recordarles y brindarles un homenaje que tiene, más que nada, como propósito, atenuar el mal por la pérdida ya que de alguna forma se traen a la memoria y por consiguiente se les da su rincón en las vidas de la gente que las recuerdan".

"Ir al cementerio, rodearse de personas que conocieron a los muertos, prender una candela en su honor o llevarles flores son rituales que les deja convivir mejor con las pérdidas y hacerles ver que de alguna forma es indispensable efectuar ocupaciones diarias y lo mucho más agradables probables", así como ha precisado Lázaro.

Respecto a si los psicólogos advierten una mayor incidencia de ciertas nosologías en estas datas, Lázaro ha aceptado que, en estos días, "posiblemente se reactive lesiones similares con la aceptación y la normalización del desafío, ya que el recuerdo de la gente fallecidas brota con mucho más intensidad".

Por ejemplo, ha señalado que, en esos días, "se reviven conmuevas como tristeza profunda, desasosiego, confusión e inclusive culpa y también furia, más que nada, en especial en casos en los que el desafío no se ha elaborado de una forma normalizada".

Sin embargo, ha advertido que este día "puede contribuir a conectar asimismo con las conmuevas positivas al comunicar con otra gente exactamente los mismos sentimientos hacia quien por el momento no está, por este motivo todas y cada una de las ocupaciones con carga simbólica van a contribuir a atenuar el mal y la aparición de sintomatología depresiva o cariñosa".

Más información

La sicóloga Cristina Lázaro recomienda efectuar actos simbólicos para sobrellevar el desafío con ocasión de Todos los Santos