Crónica Murcia.

Crónica Murcia.

OUIGO transformará la ciudad de Murcia en un modelo de sostenibilidad ambiental.

OUIGO transformará la ciudad de Murcia en un modelo de sostenibilidad ambiental.

En un movimiento que promete revolucionar el transporte en Murcia, OUIGO ha anunciado la llegada de la alta velocidad de bajo coste a la región, lo que traerá consigo importantes beneficios tanto para el sector turístico como para el medio ambiente.

Según la Agencia Europea del Medio Ambiente, los trenes de OUIGO contaminarán 80 veces menos que un avión y 50 veces menos que un coche, lo que refuerza la idea de que el ferrocarril es la opción más sostenible para los desplazamientos.

Los datos son claros: mientras que un avión emite en promedio 285 gramos de CO2 por pasajero y kilómetro, y un coche emite 104 gramos, el ferrocarril solo emite 14 gramos de CO2 en la misma distancia.

La llegada de la alta velocidad de OUIGO a Murcia se espera que reduzca el uso del vehículo privado, especialmente entre turistas y residentes de segunda vivienda en la región, lo que tendrá un impacto positivo en la movilidad de la ciudad.

Los beneficios de este incremento de viajes en tren se verán especialmente en la Ronda Oeste, una de las vías más congestionadas de la región que conecta Murcia con Cartagena, Madrid, Andalucía y la Comunidad Valenciana.

En línea con su compromiso con la movilidad sostenible, los ayuntamientos de Murcia y Cartagena han solicitado un servicio de ferrocarril de Cercanías entre ambas ciudades, ofreciendo a los ciudadanos una alternativa al transporte privado.

El Ayuntamiento de Murcia ha demostrado su dedicación al desarrollo sostenible con la firma del Pacto de las Alcaldías por el Clima y la Energía, comprometiéndose a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 40% para 2030.

A través del PACES, el Consistorio trabaja en 7 líneas de acción para hacer de Murcia un lugar más verde y sostenible, incluyendo medidas para mejorar el transporte y reducir el consumo energético.

Los esfuerzos del Ayuntamiento se reflejan en los datos, con una reducción del 19,8% en las emisiones de CO2 desde 2007 y una disminución del 22,2% en el consumo de energía final, marcando el camino hacia un futuro más limpio y sostenible para la región.