Crónica Murcia.

Crónica Murcia.

Restaurante en Pozo Estrecho, Cartagena, cerrado y precintado por orden del Ayuntamiento

Restaurante en Pozo Estrecho, Cartagena, cerrado y precintado por orden del Ayuntamiento

El Ayuntamiento de Cartagena ha tomado la decisión de suspender la actividad y precintar el establecimiento 'Torre Antoñita', ubicado en Pozo Estrecho, debido a la realización de eventos sin contar con la correspondiente licencia municipal. Esta información ha sido confirmada en un comunicado oficial emitido por fuentes municipales este lunes.

Además, los servicios de Urbanismo están redactando los decretos de suspensión de actividad de dos discotecas en la ciudad, después de haber detectado modificaciones en sus estructuras interiores sin la debida autorización. La alcaldesa, Noelia Arroyo, ha anunciado esta medida tras una reunión de trabajo junto a los responsables del dispositivo especial encargado de realizar inspecciones en los locales de celebraciones.

Arroyo ha destacado que, hasta el momento, se han inspeccionado un total de 20 establecimientos, encontrando irregularidades potenciales únicamente en tres de ellos que podrían comprometer la seguridad de las personas.

Según los servicios de Disciplina Urbanística, 'Torre Antoñita' contaba con una licencia concedida en 2018 para la celebración de eventos en su interior sin música. Sin embargo, se ha constatado que la empresa ha realizado modificaciones sin autorización para instalar equipos de sonido, barras y otros elementos en el exterior del edificio.

Además, el personal del establecimiento impidió el acceso a agentes de la Policía Local y a inspectores municipales durante una celebración llevada a cabo la semana pasada, infringiendo así gravemente la legislación.

En cuanto a los otros dos establecimientos, se está redactando el decreto de suspensión de actividad debido a divisiones realizadas en su interior que representan alteraciones importantes en relación a sus licencias y afectan a los planes de seguridad. Los propietarios recibirán en las próximas horas la notificación de la obligación de cierre hasta que regularicen su situación.

En cumplimiento de las directrices de la alcaldesa, equipos mixtos compuestos por inspectores de Urbanismo y agentes de la Policía Local han llevado a cabo inspecciones en los locales, priorizando aquellos de mayor aforo y centrando su trabajo en la verificación de los sistemas de seguridad, evacuación y las instalaciones que puedan generar situaciones de riesgo para los clientes.

Asimismo, los servicios municipales están trabajando en la elaboración de un protocolo que fortalecerá las medidas de control a través de sistemas que garantizarán la supervisión de las revisiones y actualizaciones obligatorias para los establecimientos según la ley.