Crónica Murcia.

Crónica Murcia.

La Policía Nacional señala la máquina de fuego frío como probable origen de incendios en Atalayas

La Policía Nacional señala la máquina de fuego frío como probable origen de incendios en Atalayas

Un informe de la Comisaría General de Policía Científica ha concluido que el incendio ocurrido en dos discotecas de la zona de Atalayas en Murcia, en el que fallecieron 13 personas, fue causado por negligencia. La investigación señala que las chispas generadas por una máquina de fuego frío ubicada junto al falso techo de la Sala Teatre fueron las responsables del siniestro. El informe descarta la posibilidad de un fallo eléctrico o la intervención de terceras personas como causa del incendio.

El informe revela que el único foco del fuego se encontraba en el escenario de Teatre, donde los DJ estaban actuando. La combustión de varios materiales sólidos fue la causa del incendio, que fue de carácter accidental. Además, el documento detalla que el fuego provocó el colapso del techo de la discoteca Teatre.

El informe también destaca que las máquinas de fuego frío no queman directamente y recomiendan una distancia de seguridad de al menos 1,5 metros. Sin embargo, los vídeos tomados por los asistentes muestran claramente que esta distancia no fue respetada. También se pudo observar el uso de confeti cerca de la máquina de fuego frío, sin cumplir con las medidas de seguridad.

Con base en las imágenes aportadas por los testigos, los investigadores determinaron que el incendio se propagó lentamente hasta que la mala unión de los paneles metálicos a la estructura y un aporte de oxígeno hicieron que el fuego se extendiera de manera más acentuada y virulenta.

Además, la separación entre las salas afectadas era una pared de pladur, una construcción poco resistente al fuego. Según la policía, en esta pared había dos puertas, una de las cuales se encontraba cerca del área donde el incendio se desarrolló con mayor intensidad, lo que permitió que el fuego se extendiera a La Fonda Milagros.

Los investigadores también destacaron que la estructura del edificio era un buen conductor de calor, lo que resultó negativo en términos de resistencia. Una vez que el techo colapsó, la falta de compartimentación en el local, la decoración con materiales inflamables y la alta carga de fuego en ciertas áreas contribuyeron a la propagación del incendio.

Además, la inspección policial reveló que una de las puertas de emergencia de la discoteca Teatre que daba al callejón estaba cerrada en el momento del incendio.